Glutamato monosódico, el riesgo de los aditivos