¿Merece la pena tapizar nuestro sofá viejo?