Vergüenzas políticas

Leía en estas páginas, hace apenas un par de semanas, acerca de la creación de una nueva asociación, Rafael Altamira, en El Campello.

por