Úsalo o piérdelo

Con este eslogan el presidente electo de los Estados Unidos, Barack Obama ha anunciado el plan de obras públicas más ambicioso que se conoce desde hace cincuenta años. Siguiendo los dictados clásicos de la economía keynesiana, utilizada para intentar salir de la Gran Depresión de los años 30, se pretende reactivar la economía y crear empleo mediante del motor del gasto público en infraestructuras. La ejecución del plan se encomendará a los Estados quienes deberán invertir o de lo contrario devolver el dinero previsto para tal fin por el Gobierno Federal.

por