Sor Maravillas

En la vida de la madre Maravillas de Jesús hubo una constante que sorprende en una monja contemplativa, su absoluta entrega a los más olvidados de la sociedad. Desde su clausura gestionó la construcción de viviendas para familias necesitadas, creó dispensarios y roperos, ayudó a monasterios necesitados y fomentó la construcción de escuelas, templos y residencias para enfermos y jubilados. Una obra enorme la de esta mujer que, reconocida por creyentes y no creyentes, le valió la canonización en el año 2003.

por