Sigues aquí Dorita, en nuestro corazón

Me gusta escribir a las personas que quiero; me gusta que el viento no robe mis palabras ni mis pensamientos y dejo volar mi corazón que mueve mi mano y plasma en un papel los sentimientos.