Se les ha acabado el tiempo

Todo el mundo lo sabe. A los dos principales partidos políticos de nuestro país, se les ha acabado el tiempo de engañarnos, de machacarnos, de decirnos que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, de arruinarnos con las participaciones preferentes que un partido y otro han consentido sabiendo lo que iban a llegar a hacer los bancos, protegidos de toda la vida para que sigan robando a manos llenas con el aumento de las comisiones, amparadas, eso sí, por nuestro flamante Banco de España, organismo inútil donde los haya y cuyos dirigentes se han ido de rositas.

por