Un pleno sin ética moral