La MERP, sin más comentarios