La cementera, un patrimonio de todos