Crónica del primer pleno municipal de 2018