Barracones, ¿han venido para quedarse?