Respuesta a Dª Pilar M. Fernández

Leo con estupor y vergüenza ajena la carta por usted publicada en “El Raspeig” de fecha 20 de febrero en el que usted se permite cuestionar el recuerdo, o mas bien el respeto y cariño de los familiares de Don Vicente Lillo Canovas hacia él, basándose en que su sepultura no estaba lo suficientemente limpia y adornada, siempre según su criterio, en un día de escaparate público.

por