¡Que Dios nos coja confesados!

No estoy indignado, estoy avergonzado viendo la lamentable actuación de los políticos de primera fila que nos ha tocado soportar y que rigen nuestros destinos en éstos últimos quince años, sobre todo los de primera clase.

por