Los olmos no dan peras

Y por tanto el Partido Popular no cuenta entre sus virtudes con la sensibilidad social, incompatible, según parece, con la sensibilidad constructora, urbanizadora, desarrollista, especuladora de la que son, sin duda, los adalides.

por