La pérdida de un amor

Había una mujer en una casa de pueblo, bonita y blanca; tenía un árbol precioso y enorme, que le daba sombra, frescor, tranquilidad, compañía y alegría.

por