La Españoleta

“Desde la carretera que pasa a la izquierda del pueblo nadie sospecharía que el mar esta allí mismo, tocando con la mano. Limitan el horizonte las casas de un solo piso, blancas y grises, sobre cuyos tejados se levanta el campanario.

por