La Dominica

Al fin, después de unos diez años de lenta agonía, se consumó la crónica de una muerte anunciada: la casa de la Dominica (o quizá deberíamos llamarla la Ruinica) ya no existe.

por