Ismael Rubio Carrasco

Para el nuevo –antiguo- Seva, eso parece ser Sant Joan, sus ciudadanos y ciudadanas, un simple pastel.