Extraído del libro “Vivencias”

Siguen derramando tus manos horas de amor sobre este mundo aletargado; las anuncia el gallo, la flor, el prado y, ya día, las vuelvo pecadoras

por