El camionero y la pushushuá

El camionero se compadeció de la joven. Sentado en la barra del bar, con un vaso entre las manos, lloraba con sollozos entrecortados