El cachete

A ningún padre que se precie como tal le resulta agradable reprender a un hijo y mucho menos pegarle.

por