El Banco de la desesperanza

No hace mucho se criticó en todos los medios imaginables la acción hecha por una conocida, conocidísima actriz, por el hecho de pedir un entrecot a la pimienta para su perrita “Titi” en un conocido restaurante de la capital de este reino.

por