Despedida por graciosa

No es raro que los empleados critiquen la empresa para la que trabajan nada más salir por la puerta, o que hagan bromas acerca de sus jefes por ejemplo, pero a Emma Clarke el sentido del humor le ha costado el puesto de trabajo.

por