Casta y pura (3 de 3)

La deposité con ternura sobre la cama y le cerré los ojos. Debía parecer como si estuviera dormida. Esa era una concesión que le hacía, aunque podía ir en contra mía ya que podía dar pistas a la policía.

por