Carta de amor a un padre dormido

Te escribo mentalmente esta carta, deletreando, en el papel de mis recuerdos, las palabras mudas de sentimientos y calladas de sonrojos. Te escribo, con el recuerdo de tu mano añorando mi mano. Mano de lamento y rostro de perdón con la que me intentaste trasmitir tus miedos a un futuro incierto, tumbado en una camilla, cuyas ruedas, te empujan a la carrera de un sueño indeseado

por