Amigo Pepe que estás en los cielos

Me has hecho llorar tío, pero nada que reprocharte, lo compensa de sobra las veces que nos hemos reído juntos y los buenos ratos pasados. La putada es que me he quedado sin con quien discrepar.

por