Al otro lado del río: Crónica personal 1ª parte

Hace unos días, acostada todavía, recordé tiempos pasados. Sabiéndome sola en casa me recreé a proposito entre las sábanas demorando mi ansiado café de las siete en punto; una deliciosa mezcla arábiga que suelo comprar en el mercado de alcoy, y que sabe a gloria

por