La Vuelta no hubiera pasado por Sant Joan sin la colaboración de los voluntarios