Vecinos de la calle San Miguel de Tarazona se quejan por las molestias de ruido e incumplimiento de la normativa municipal de los comercios hosteleros