Los socialistas, orgullosos de Sant Joan