El nuevo Dialprix de la calle Ramón Pérez Mateos reabre sus puertas apostando por el producto fresco