El Domingo de Resurrección pone el broche de oro a la Semana Santa de Sant Joan