El Ayuntamiento trata de mediar hasta el final para evitar la huelga de los trabajadores de FCC