Un nuevo método para elegir a la Reina de las Fiestas pretende acabar con desilusiones y arbitrariedades