Los Cristianos recuperan el castillo gracias a la Virgen de Loreto