Marcos Baeza Pardo, un mutxamelero en una de las carreras más duras del mundo