El Cani-Cross volvió a convertirse en la fiesta de dueños y mascotas