Mutxamel fue el escenario de una terrorífica fiesta de Halloween