Los Zapatos Rojos visibilizaron en Mutxamel a las mujeres que ya no están por culpa de la violencia machista