La tradición y el sentido histórico-religioso marcó la Cabalgata de Mutxamel