El Campello fue testigo de la gran batalla definitiva