El bando cristiano reinó tras la batalla definitiva