El Rafael Altamira ya es un “cole cardioprotegido”