El Campello da el primer paso para acabar con los barracones