El voluntario de más edad de El Campello a sus 94 años mantiene su verdadera vocación de servir a los demás