El cementerio de El Campello cambia su normal tranquilidad por la gran afluencia de visitas durante Todos los Santos