El Campello se prepara para la prueba más extrema