El Campello acogió una jornada en la que el baloncesto fue la protagonista