Compromís puso sobre la mesa el debate de las pensiones